Archivo

Posts Tagged ‘PP’

Mi pueblo no se cierra

En esta campaña electoral que comenzó semanas antes de lo que establece la ley dio mucho que hablar un hashtag promovido por el Partido Popular, #mipueblonosecierra, que se ha mantenido activo en Twitter hasta la fecha. Esta declaración de intenciones responde a una de las propuestas más polémicas de Ciudadanos, la de fusionar municipios de menos de 5.000 habitantes. Pero lo que está acabando con el mundo rural no es la existencia o no de ayuntamientos, sino la falta de servicios y de oportunidades de trabajo, así que quiero ver qué propone cada uno de los cuatro grandes partidos para el mundo rural. Esto es lo que he podido averiguar:

  1. Ciudadanos: más allá de suprimir diputaciones y fusionar ayuntamientos, el programa de Cs ignora por completo las necesidades del mundo rural. Es curioso, porque en su organigrama cuentan con un responsable de desarrollo rural, Luis Fuentes.
  2. Podemos: plantea, como Ciudadanos, suprimir las Diputaciones, y propone devolver competencias en materia de bienestar social a los municipios. No concreta qué competencias y tampoco deja claro cómo se van a financiar. En cuanto a organismos supramunicipales, habla de áreas metropolitanas y de comarcas, por lo que entiendo que no van a modificar de forma sustancial el actual modelo de mancomunidades.
  3. Partido Popular: solo hablan sobre el medio rural en declaraciones en torno a la propuesta de fusión de municipios y supresión de diputaciones de Ciudadanos (el partido que según los sondeos atrae a ex-votantes de PP). No les preocupa tanto la misma propuesta de Podemos. Su programa no recoge medidas concretas para el mundo rural (o yo no las he encontrado).
  4. PSOE: habla de modernizar las diputaciones, pero no concreta cómo hacerlo. Propone, como Podemos, dar más protagonismo a mancomunidades y consorcios, a la vez que plantea un plan de acción para pequeños municipios del que no se sabe nada concreto. También propone una Ley para el desarrollo sostenible del medio rural que es un completo misterio.

Todos los análisis de intención de voto que he leído coinciden en que la gran fuerza de Podemos y de Ciudadanos están en las áreas urbanas, y viendo su preocupación por las zonas rurales no es ninguna sorpresa. Por lo que se refiere al PP, su defensa de los pueblos parece una estrategia electoral sin fundamento en su programa, y el PSOE no aporta nada tangible más allá de una declaración de intenciones dirigida a su votante tradicional en la mitad sur peninsular.

Ni Ciudadanos ni Podemos explican por qué suprimir diputaciones, que no existen en comunidades uniprovinciales como La Rioja, Cantabria o Asturias, en lugar de suprimir comunidades autónomas. Si estamos de acuerdo en que hay que racionalizar la administración, ¿por qué no eliminar organismos mastodónticos como la Junta de Castilla y León o la Junta de Andalucía? No se puede equiparar la gestión de una comunidad uniprovincial como La Rioja con la de un ente con ocho o nueve provincias, y la única forma de asegurar un cierto equilibrio e igualdad de oportunidades es que la unidad administrativa sea la Diputación y no la Comunidad Autónoma. Eso supondría, claro, devolver competencias como Educación o Sanidad al estado central, un melón que casi nadie está dispuesto a abrir, menos aún en campaña.

Habida cuenta del peso del voto rural parece obvio que las reformas las van a dictar, en nuestro caso, Madrid y Valladolid, y no necesariamente por ese orden. En los próximos años veremos desaparecer municipios (algo que no es necesariamente malo) y en función de quién ocupe el poder puede cambiar sustancialmente el papel de las diputaciones.

IMG_20151214_123220

Con este panorama mi voto en estas elecciones generales es para un partido pequeño, prácticamente desconocido, que nació hace algunos meses en León para reivindicar políticas específicas para el mundo rural, Ciudadanos Rurales Agrupados. Es pronto aún para saber si el proyecto tendrá fuerza suficiente para cambiar las cosas, pero es el único partido con propuestas concretas para nuestros pueblos.

Anuncios

Lo de UPL

UPL va a consultar a sus militantes si facilita la investidura de Juan Vicente Herrera (PP) como presidente de Castilla y León. La abstención de UPL conllevaría el compromiso de la Junta que Castiga a León de impulsar 40 medidas que no se han hecho públicas por el momento. Lo que sabemos hasta ahora lo cuenta bastante bien La Nueva Crónica: UPL facilitará la investidura de Herrera si los militantes dan luz verde a sus 40 reivindicaciones.

Hay varias cosas que chirrían en todo este asunto:

  1. ¿Qué pintaba Antonio Silván en esa negociación? Como Alcalde de León, ex-consejero de la Junta y procurador en las próximas Cortes, parece obvio que Silván es el muñidor perfecto para un acuerdo de este tipo. Lo curioso es que UPL opine lo mismo después de lo que decía en campaña (tendrán que cambiar el “si ha sido el problema no puede ser la solución” por “si ha sido el problema no puede ser la solución, salvo que nosotros trinquemos algo por el camino”). El tiempo ha alineado los intereses de UPL y los de Silván: ambos necesitan inversiones en León, y es probable que muchas de las medidas incluidas en el acuerdo estuvieran ya previstas por el nuevo Alcalde (UPL es muy de pensar que León se reduce a la capital provincial, como el PP y el resto de partidos).
  2. El compromiso, suponiendo que lo refrenden los afiliados, se revisará cada seis meses. Dentro de seis meses se habrán celebrado las elecciones generales, y si el PP puede gobernar con apoyo de Ciudadanos no es descabellado pensar que ese pacto se traslade a las Cortes y el paripé de UPL resulte inservible. Castilla y León es muy grande, y un mapa con el engendro coloreado en naranja en los telediarios acabaría por relegar a los de Albert Rivera a muleta del PP por más que hayan apoyado a Susana Díaz en Andalucía. Una vez pasen las generales no será necesario disimular, y Juan Vicente Herrera tendrá que elegir entre contentar a UPL o acercarse a Ciudadanos y buscar una alianza de gobierno más estable y más afín a la coalición de gobierno.
  3. En un escenario diferente, con un Gobierno central PSOE-Podemos, el pacto con UPL podría mantenerse, pero cuesta imaginar que incluso sin poder de negociación en Madrid Ciudadanos se resista a ser el partido que condiciona las políticas autonómicas y el que fija, en la medida de sus posibilidades, la agenda.

Dicho de otro modo, y desde mi humilde punto de vista, los 40 compromisos que PP ofrece a UPL son de dos tipos: los que ya tenían con Silván y los que piensan pasarse por el forro en cuanto pasen las elecciones generales y el mapa de pactos se ajuste en función del resultado que ofrezcan las urnas. A UPL le han ofrecido ser el tonto útil durante seis meses, y ellos han ido corriendo a firmar… Con buen criterio. En realidad es lo único que van a poder hacer en esta legislatura, y podrán atribuirse parte del mérito de las fotos que se haga Silván durante los 4 años de mandato.

Alternativas al bipartidismo en las Elecciones Europeas del 25 de mayo

Estas son las alternativas al bipartidismo para las elecciones europeas del 25 de mayo (entre corchetes, la orientación de cada partido para los que no quieran leer mucho):

  • Izquierda Plural: Willy Meyer vuelve a encabezar la candidatura de la coalición electoral integrada por Izquierda Unida, ICV, EUiA y otros partidos. El programa de Izquierda Unida puede consultarse aquí. Sus eurodiputados se integrarán en el Partido de la Izquierda Europeo (IU, EUiA) o en el Partido Verde Europeo (ICV). El Partido de la Izquierda Europea (IE) cuenta con 19 eurodiputados, y se espera que crezca tras el 25M. El Partido Verde Europeo cuenta con 46 eurodiputados, una cifra que se mantendrá estable según los sondeos. [IZQUIERDA]
  • UPyD: el leonés Francisco Sosa Wagner, que en 2009 entró en el Europarlamento contra pronóstico, repite como cabeza de lista de UPyD, que no está integrado en ningún partido europeo. Los sondeos auguran 3 europarlamentarios para UPyD, aunque es previsible que sea alguno más. UPyD lucha contra el estigma de ser el “partido de Rosa Díez“, aunque como veremos la fórmula ha gustado. Es de agradecer la claridad de su programa, que aboga, por ejemplo, por el acuerdo comercial con Estados Unidos, uno de los temas de debate estrella en los últimos meses. [ROSADIEZISMO]
  • Podemos: fundado por Pablo Iglesias, su logo es el rostro de Pablo Iglesias, que encabeza la lista del partido y es la cara más conocida del mismo. Hay quien ha bautizado al partido como Pablemos. Las encuestas vaticinan uno o dos eurodiputados, lo que significa que probablemente logren 3 o más. Su programa electoral (PDF), elaborado por sus simpatizantes, merece una lectura sosegada. Personalmente no me gusta demasiado, pero han sabido canalizar muy bien el descontento de un sector cada vez más amplio de ciudadanos. [IZQUIERDA]
  • Ciudadanos: el partido de Albert Rivera concurre a las Europeas del 25M con Javier Nart y Juan Carlos Girauta como cabezas de lista. Su web está caída en el momento de escribir estas líneas, aunque su programa debe ser muy parecido al de UPyD, partido con el que han intentado formar una alianza en varias ocasiones. Las encuestas hablan de uno o dos representantes, aunque si me pongo las gafas de Arriola diría que más bien uno o ninguno. [CENTRO]
  • VOX: por primera vez en mucho tiempo, hay una alternativa al PP con posibilidades de obtener representación, aunque es complicado saber hasta dónde llegarán los Alejo Vidal Quadras (cabeza de lista a las europeas), Santiago Abascal u Ortega Lara, quizá los nombres más conocidos de cuantos integran esta formación. Este es su programa. Su campaña, que apuesta abiertamente por captar el voto popular descontento con Rajoy, está resultando de lo más divertida, y las encuestas empiezan a decir que puede funcionar. [DERECHA]

En la historia reciente de nuestra joven democracia nunca habían concurrido a unas elecciones tantos partidos con posibilidades de obtener representación, y además de todo el espectro político. El formato de las europeas, con circunscripción electoral única, es ideal para que el votante castigue al PPSOE, que podría obtener los resultados más bajos de la democracia.

Si la participación supera el 50%, el PPSOE estará en torno al 60% de los votos. Cuanto más baje la participación, más subirá el porcentaje de votos del PPSOE, aunque difícilmente superará los dos tercios del electorado.

Aunque concurren muchos otros partidos, mi consejo es votar a alguno de los cinco que pueden quitar representación a los dos grandes. Por una vez hay las suficientes alternativas para que cada cual encuentre acomodo en una o dos.